Home Psicología Social Cómo aumenta la corrupción en una sociedad

Cómo aumenta la corrupción en una sociedad

por Carlos Alises
Corrupción y Psicología
Compártelo en las redes:

La conducta corrupta

En primer lugar es importante definir que es la corrupción en términos generales. La conducta corrupta consiste en utilizar los bienes públicos para obtener un beneficio personal, en detrimento del bien común.

En la anterior definición quedan implícitos dos aspectos relevantes de la corrupción:

  • Se da en un contexto de interacción social
  • Supone un comportamiento egoísta

En un sentido más amplio podríamos decir que la corrupción consiste en transgredir cualquier norma ética y social, es por tanto un ataque hacia las libertades y derechos de una mayoría, en favor del beneficio de una minoría.

Muchos son los experimentos de psicología social que han dejado patente que este tipo de conductas que quebrantan la norma social establecida, provocan de forma automática la emoción de ira en los perjudicados. Piensa por ejemplo, cómo te sentiste al ver que se te colaban en la cola del supermercado.

Por supuesto que la magnitud de esa ira, variará de unos sujetos a otros dependiendo de multitud de factores socio-biológicos, pudiendo ser desde una ligera activación, hasta un autentico secuestro emocional en el que,»nos ciega la ira».

Desde un punto de vista evolutivo es muy fácil comprender como la emoción de ira ha resultado crucial para la supervivencia de la especie. De esta forma, ante la aparición de un comportamiento egoísta por parte de algún miembro del grupo, la respuesta de ira del resto traerá como consecuencia que «el miembro tramposo» sea expulsado y/o castigado, lo que a su vez sirve de ejemplo para el resto de miembros, evitando así que se produzcan mas desviaciones del objetivo principal común: sobrevivir.

Sin embargo, si esto es así, cabe preguntarse ¿como es posible que haya sociedades que son cada vez más corruptas?

Habituación

La habituación es un proceso biológico y psicológico, por el cual ante la presentación/ocurrencia reiterada de un estímulo, la respuesta del organismo ante ese estímulo será cada vez menor, a consecuencia de la familiaridad.

Una vez más debemos entender esto desde el punto de vista evolutivo, o dicho de otro modo ¿como contribuye este proceso de habituación a la supervivencia?

Si los recursos del organismo (por ejemplo la atención) son limitados, es importante conservarlos y reservar su uso para situaciones desconocidas y de peligro, de esta forma a través de la familiaridad con el entorno se impide que el individuo esté un permanente estado de alerta que sería insostenible para el organismo.

Es esta habituación, la que en términos de Darwin permite adaptarse al entorno y sobrevivir, o para que nos entendamos, la que hizo que te doliese la tripa por nervios el primer día de colegio, pero no el primer mes.

Este mismo proceso es una parte (aunque no toda) implicada en la lógica que subyace a las terapias de exposición, en las cuales una fobia a las arañas se superará precisamente mediante la exposición a la araña, hasta que nos habituemos a ellas y la activación corporal sea mas leve.

La habituación a la corrupción es la ausencia de esa respuesta natural de ira, que los miembros del grupo deberían experimentar ante ese tipo de conductas tramposas.

corrupción psicología Como consecuencia de la habituación a nivel biológico e individual, habrá también mayor nivel de tolerancia a la corrupción a nivel social, lo que a su vez provocará que se den más este tipo de conductas corruptas. Este circulo vicioso pasa a formar parte de la dinámica social, hasta acabar cristalizándose y convertirse en un rasgo cultural de esa sociedad.

Quizá tras leer esto, uno puede pensar que las recientes palabras del periodista Jordi Evole, sobre la sociedad española no están muy desencaminadas.

 

Referencias

https://es.wikipedia.org/wiki/Habituaci%C3%B3n

Manes, F. (10 de Junio de 2016). El cerebro corrupto. El País. Recuperado de: https://elpais.com

Fernandez, E., García, B., Jimenez, P., Martín, D., Dominguez, F. Psicología de la Emoción (Ed). (2010). Editorial: Centro de Estudios Ramon Areces

Compártelo en las redes:

Deja un Comentario